MI HISTORIA…

Han pasado ya más de dos años…
Cualquiera lo diría, el llegar hasta aquí, el solo hecho de llegar, ya ha supuesto “todo un éxito vital”.

Procuraré esbozar un poco mi historia, cosa que os puedo asegurar, no me es nada fácil, pero voy a intentarlo, después de todo este tiempo, necesito contar, necesito expresar, y creo que a pesar de que físicamente estoy algo peor que antes, mentalmente creo estar preparado para la idea/proyecto que arranco desde hoy, una controversia curiosa…

Deseo abrirme, expresarme, contar y quizás ayudar a otros, creo que bastante camino tengo avanzado al respecto.
Mostrar, que a pesar de que muchos pudiéseis pensar que todo esta perdido, ineludiblemente, aún tengo ilusiones, proyectos y ganas de vivir, más que nunca en mi vida.

Procuraré no enrollarme demasiado en detalles médicos o técnicos, excepto en los casos que pueda creer que pueda ayudar a alguien en una situación similar.

Allá por Julio de 2014, y a raíz cheap jerseys de unas molestias, me hicieron un análisis de sangre, en el cual se mostrase el PSA, no lo había hecho nunca antes. El antígeno prostático específico, o PSA, es una proteína producida por las células de la glándula prostática, el análisis mide la concentración del PSA en la sangre de un hombre, es frecuentemente elevada en casos de cáncer de próstata, valores superiores a 4, harían “sospechar”, la concentración que en mi caso, aparecía en ese análisis, era de un PSA de 620.

Cita con el especialista, dudas, incertidumbre, espera, y la biopsia, que fue terrible de dolor.
Y a esperar resultados…

Miedo, pero a su vez, esperanza, sabía lo que era, aunque en el fondo no quisiese reconocerlo –como es lógico- que era cáncer, pero con la idea “prefijada”,  por lo que uno lee y escucha, de que cuanto antes se supiese, y a su vez, se actuase, pues se podría encontrar una solución , me decía a mí mismo, muchas personas se curan, su vida cambia, lo sabía, pero ya fuese operación, quimio, radio, lo que fuese, estaba dispuesto a todo, a luchar, y seguro que saldría adelante, iba a ser fuerte.

El resultado de la biopsia, era lo esperado, adenocarcinoma prostático, cáncer de próstata.

Rápidamente, Juan, mi magnífico médico especialista urólogo, que desde el principio me está “llevando” la enfermedad, solicitó una gammagrafía, para ver las posibles afecciones en huesos, y un TAC, para verlas en los órganos. Cuando estaban los resultados de ambas pruebas, cita en el despacho de Juan, para informarme del diagnóstico…

Adenocarcinoma prostático metastásico, el “bicho” se había diseminado a los huesos. No hay curación…
No hay operación, no hay opciones de posible curación, las soluciones no existen, cuantas cosas pueden pasar por delante, cuantas sensaciones, de las que creo, yo era el último en valorar realmente.
En esta situación, el tratamiento solo permite la posibilidad de “frenar” el desarrollo de la enfermedad, pero en ningún caso tener ninguna opción a una posible curación. El tratamiento hormonal es el único efectivo, si funciona, pero éste tiene una duración, que en cada caso es diferente, si funciona claro, pero llega un momento que el “bicho” se hace “inmune” a éste tratamiento y sigue creciendo, en cuyo caso, afortunadamente existen otras opciones, cada vez menos como es lógico, de menos duración que las anteriores normalmente, que no siempre funcionan, y que según pasan los días, te llevan a lo inevitable, la muerte.

No podéis imaginar, creo que aún no soy consciente de mis sensaciones en aquel momento, ni incluso ahora, cuando pienso y valoro la situación en la que me encontraba y me encuentro…

Lo primero que me pasó inicialmente por la cabeza, es que todo iba a ser “relativamente” rápido, nadie te dice nada, buscas, indagas, y la información es relativa, y cuando es concreta, no quieres ni creer que es real.
Inmediatamente empece con el tratamiento, apoyado con otro paliativo, para mitigar el dolor, que en muchas ocasiones, es y ha sido insoportable, la Unidad del Dolor, ha buscado en todos estos meses, todo tipo de soluciones para mis dolores, que a veces son terribles, de un tipo u otro, que además, pues durante períodos, me han dejado “fuera de combate” a nivel de incluso pensar y razonar, durante horas al día, o incluso días al mes…

Durante todo este tiempo, he pasado por prácticamente todos los especialistas relacionados con mi columna, para que al menos, mientras viva, que no se cuanto será, pueda tener un mínimo de calidad de vida en cuanto a dolor se refiere, aunque sin soluciones, aunque solo sea exclusivamente para calmar el dolor, aunque sea con morfina y “sucedáneos”.

Por suerte, el tratamiento hormonal indicado ha funcionado, hizo que el PSA bajase considerablemente, había esperanza, no ya de cura, pero al menos de vivir unos años más, de quizás, ver a mis hijos “estabilizados”, de quizás, disfrutar dentro de tantas limitaciones y dolor, de la vida, de quizás…

Pasaron los días, pasaron los meses, en algunos casos, pasaban los días sin levantarme del sofá en prácticamente todo el día, sin ganas, sin fuerzas, sin ánimo, pasaban otras épocas, algo más animado, obligándome a veces a vivir, sin ganas, sin fuerzas, sin esperanza, pero obligándome a hacerlo, es difícil de explicar, es difícil de sentir, incluso para mí, una vida destrozada totalmente.

No deseo enrollarme mucho más, después de algún susto de subida de PSA, que podría haber hecho cambiar el tratamiento, he llegado hasta el día de hoy. Comencé hace unos tres meses con un tratamiento de Cloruro de Radio 223, muy novedoso, y más en nuestro país, este tratamiento ha sido añadido al hormonal, es radiología interna, se aplica en seis dosis, seis inyecciones (en breve me pondré la quinta), que indican que puede reducir el dolor, y aumentar algo la supervivencia, ya que prevé “retrase” los posibles eventos óseos, es doloroso, con sus riesgos, pero me agarraré a lo que sea, para vivir todo el tiempo que me sea posible…

Y os preguntaréis, porque lo hago ahora público…
Os puedo decir, que mi familia, mis amigos más cercanos, lo saben, desde el principio.
Sería difícil definir, porque no lo dije antes públicamente, es algo privado, y para que hacerlo público, os diréis. Ha sido muy duro, no lo voy negar, no soy ningún superman, durante mucho tiempo el cansancio constante, el dolor, el no querer dar lástima, el experimentar que algunas personas me diesen o pudiesen dar la espalda (cosa que me ha ocurrido), razones pueden haber existido, muchas o pocas, todas o ninguna, …

Y porque ahora, esto, este Blog, la idea de Aventura 4×4…
Pues aunque actualmente, físicamente pueda estar a a veces algo peor (otras no tanto), mentalmente creo que estoy mucho más estable, cheap nfl jerseys China con la mente bastante más lúcida (posiblemente originado, por el menor “consumo” en ocasiones de morfina y derivados), me permite ser más realista y objetivo, a la hora de enfocar lo que tengo por delante.
Pienso que me puede liberar, enriquecer y fortalecer muchísimo, por una parte expresar mis experiencias, mis sensaciones, mis ilusiones, mis reflexiones y lo quiero hacer a partir de hoy, hasta que llegue el día del hasta luego…

Pienso que puedo ayudar, en mayor o menor medida a otras personas en una situación similar a la mía, quizás a que puedan ver la vida de otra forma, a que puedan tener aún ilusión por vivir, a poder disfrutar de esos momentos que nos quedan, haciendo lo que realmente nos gusta, con quien nos gusta. Y cuando llegue el fatídico día del adiós, pues lo recibiremos sin miedo, con fuerza, y si nuestra lucha, es para que ese día se encuentre mucho más adelante en el calendario, perfecto, pienso que la actitud ante la vida y la muerte, puede hacer mucho, para que ésta se aleje un poquito, aunque sean días, horas o minutos…

Y Aventura 4×4, porque. El dominio lo registré a mi nombre hace mucho tiempo, nunca había tenido ocasión de usarlo adecuadamente, quienes me conocen saben que soy un apasionado de viajar, del 4×4, de la aventura, y porque no, en el tiempo que me queda de vida, deseo disfrutar de lo que me gusta, de viajar en 4×4, con la dosis de aventura que me pueda permitir mi enfermedad, con las limitaciones de la misma, con el dolor y con las visitas periódicas a médicos y tratamientos.

Vivir mi último sueño, porque no?
Valor, ganas, empeño y fuerza, no me van a faltar, y si faltan, tendré que sacar fuerzas de donde sea…

5 Comments:

  1. PEDRO CALERO GUTIERREZ

    Cuenta conmigo, un abrazo!!

  2. Muchas gracias Pedro. Un fuerte abrazo.

  3. Angels Montsech Grau

    Me parece admirable tu valor, mientras haya sueños por cumplir la vida sigue…Un fuerte abrazo, a ver si nos organizamos para aterrizar por Jaen ❤

  4. Muchísimas gracias Angels por tus palabras, es difícil, te lo aseguro, pero dejar de luchar aún lo es más, cuando se tiene ilusión y ganas de seguir adelante… Un abrazo muy grande, espero que nos veamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *