MEDICACIÓN ALTERNATIVA

Os muestro una serie de productos, que he denominado “medicación alternativa” en realidad son productos antioxidantes potentes, que cada cual puede aportar su pequeño grano de arena en la lucha contra la enfermedad.
El uso de cada cual, esta en la libertad de uno mismo, por supuesto de creer que le hará algo en su enfermedad, o no, lo que sí es seguro es que en algunos casos, al menos, mejora en relación a los tratamientos a los que estamos sometidos, y a nivel general, no hay indicaciones de que perjudique.

CÚRCUMA (CURCUMINA). Turmenic.
En forma de cápsulas (aconsejo 800 mg al día), se suele tomar una al día, antes de la principal comida (almuerzo).
La curcumina se deriva de la cúrcuma india y posee varios componentes activos, todo lo cual contribuye a su poder antiinflamatorio y quimiopreventivo. De hecho, la curcumina se dirige a diez factores causales que intervienen en el desarrollo del cáncer. Interrumpir cualquiera de estos factores le da una buena oportunidad de prevenir el cáncer, alterar varios proporciona una mayor protección, incluida la prevención de daños en el ADN. Al bloquear la molécula nuclear maestra inflamatoria, el factor-kappaB (o NF-kB), la curcumina embota la inflamación causante de cáncer, reduciendo los niveles de citoquinas inflamatorias en todo el cuerpo. 8,9 La curcumina también interfiere con la producción de peligrosos productos finales de glicación avanzada que desencadenan la inflamación que puede conducir a la mutación cancerosa. La curcumina altera la señalización celular para mejorar el control sano de la replicación celular, que regula estrictamente el ciclo reproductivo celular, ayudando a detener la proliferación incontrolada de tejido nuevo en los tumores. Promueve la apoptosis reproduciendo rápidamente las células cancerosas sin afectar el tejido sano y toma las riendas en el crecimiento del tumor haciendo los tumores más vulnerables a los tratamientos farmacológicos de destrucción celular. Además, la curcumina regula las vías supresoras tumorales y dispara  la muerte mitocondrial mediada en tejido de tumor, aumentando de este modo la muerte de las células cancerosas. Finalmente, la curcumina interfiere con la invasividad tumoral y bloquea las moléculas que de otro modo abrirían vías a la penetración del tejido. 2 También ayuda a matar de hambre los tumores quitándoles su suministro vital de sangre y puede oponerse a muchos de los procesos que permiten que se propague la metástasis. Estas acciones multi-específicas son fundamentales de la capacidad de la curcumina para bloquear múltiples formas de cáncer antes de que se manifiesten.

ESPIRULINA.
En forma de tabletas (aconsejo 1600 mg al día, en dos tomas de 800 mg, en desayuno y almuerzo).
La espirulina es fuente de una gran cantidad de sus propiedades preventivas del cáncer.  La espirulina es más conocida como reforzadora del sistema inmune y esta propiedad tiene implicaciones médicas que van mucho más allá de la prevención del cáncer. La espirulina estimula las células naturales asesinas y  componentes anti-inmunes similares del sistema inmune que pueden ayudar a luchar contra las células cancerígenas.

REISHI.
En forma de cápsulas (aconsejo 1000 mg al día, en una toma, desayuno).
El extracto de G. lucidum es una medicación utilizada ampliamente por los profesionales de la medicina china tradicional (MCT). Generalmente se recomienda como un suplemento de apoyo del sistema inmunológico en el tratamiento del cáncer.  los pacientes que reciben extracto de G. lucidum en su régimen contra el cáncer tuvieron 1,27 veces más probabilidad de responder a la quimioterapia o la radioterapia que los que no lo reciben.

SHIITAKE.
En forma de cápsulas (aconsejo 1000 mg al día, en una toma, almuerzo).
Lentinula edodes, conocida como “shiitake” es uno de los hongos medicinales ampliamente utilizados en Oriente. La actividad antitumoral de los extractos de este hongo ha sido demostrada en animales y humanos. Esta actividad se basa en un aumento de la inmunidad y también en un efecto tóxico directo y selectivo hacia las células cancerosas. En concreto, los extractos acuosos de Shiitake han demostrado un efecto inhibidor directo en la proliferación de células cancerosas humanas. Se ha observado que este hongo tiene la capacidad de aumentar la activación de las células del sistema inmune llamadas “Natural Killer” (NK). Pero además, ejerce una acción directa en las células cancerosas favoreciendo la “apoptosis” o muerte celular programada. Estos efectos son dependientes de la dosis y se observaron en líneas celulares epiteliales de pecho y en dos líneas celulares de mieloma. El hongo Shiitake ha mostrado propiedades anticancerosas, inmunoestimulantes y antimicrobianas.

MAITAKE.
En forma de cápsulas (aconsejo 1000 mg al día, en una toma, cena).
El hongo Maitake, cuyo nombre en latín es Grifola frondosa es un hongo nativo de Japón, que crece en racimos en la base de los árboles, sobre todo en los robles. El hongo es conocido por sus propiedades anticancerígenas, donde se realizó un ensayo en humanos en 2009, y mostró que el extracto de maitake estimula el sistema inmunológico de los pacientes que padecen cáncer de mama. Otros estudios de laboratorio realizados con Maitake,  encontraron la presencia de grifolan, un importante polisacárido beta-glucano, con una actividad anticáncer, que posee la capacidad de bloquear el crecimiento de tumores cancerígenos y mejorar la función inmune de aquellos individuos que padecen cáncer.

GRANADA.
En forma de cápsulas (aconsejo 750 mg al día, en las comidas).
La fruta granada contiene fitoquímicos antitumorales potencialmente eficaces contra el cáncer de mama. La granada es una superfruta cuyos extractos contienen abundantes fitoquímicos como antocianinas, flavonoides, elagitaninos y ácidos grasos poliinsaturados. ambién en células tumorales humanas MCF-7, se ha comprobado que tienen efecto antiestrogénico flavonoides de granada como luteolina, kaempferol, quercetina, naringina y cumestrol. Las punicalaginas (elagitaninos) se hidrolizan liberando ácido elágico, que puede ser parcialmente absorbido en el estómago y biodegradado hasta urolitinas por las enzimas de microorganismos simbióticos intestinales. Estas biomoléculas disminuyen la síntesis de estrógenos inhibiendo a la enzima aromatasa, así como la proliferación inducida por testosterona en células tumorales MCF-7. Además, se ha comprobado que el ácido elágico disminuye la proliferación de células tumorales dependientes de estrógenos, MCF-7, sobrerregulando las proteínas c-fos y pS2. En células tumorales no dependientes de estrógenos, MDA-MB-231, el ácido elágico altera la expresión de las proteínas bcl-xL, survivina y citocromo c. Por otra parte, los elagitaninos de la granada muestran actividad antiproliferativa, proapoptósica, antiinflamatoria y antimetastásica, alterando la ruta de señalización bioquímica de la proteína NF-kB y suprimiendo la expresión de las proteínas RhoA y RhoC. En cuanto a los ácidos grasos poliinsaturados de la granada, como ácido punícico y ácido alfa-eleosteárico, actúan como moduladores selectivos de receptores de estrógenos y antagonistas de estrógenos en concentraciones inferiores al resveratrol, en células tumorales MCF-7 y MDA-MB-231 inhibiendo su proliferación. Estos efectos bioquímicos son similares a los de Tamoxifeno, conocido fármaco antitumoral contra el cáncer de mama. Además inducen la expresión del mRNA de los receptores de estrógenos en células MCF-7. Por último, puede destacarse que el extracto de granada inhibe la proliferación de células WA4, deteniendo el ciclo celular en la fase G0/G1, además de inducir apoptosis aumentando la actividad enzimática de caspasa-3. Estas células madre de cáncer de mama WA4, derivadas de tumores mamarios de ratón MMTV-Wnt-1, originan tumores primarios y secundarios, por lo que son un modelo objetivo para estudios sobre prevención y tratamiento del cáncer de mama. Destacan su elevada capacidad antioxidante, inhibición de enzimas reguladoras y modulación de rutas de señalización biomolecular, que incluyen varios mecanismos bioquímicos comunes para distintos tipos de cáncer. Actualmente hay registrados once estudios clínicos (10) sobre las aplicaciones de la granada contra el cáncer.

SOD.
En tabletas (250 mg, se suele tomar una al día).
Superóxido dismutasa (SOD) es una enzima que se encuentra en todas las células del cuerpo humano. Descompone los radicales superóxido, que son tóxicos para las células vivas y causan mutaciones en el ADN, en componentes inocuos que consisten en oxígeno y peróxido de hidrógeno. La teoría detrás de la toma de SOD como un suplemento es que dará una protección adicional contra los daños celulares y del ADN. No esta demostrado que pueda ser absorbido por el torrente sanguíneo si se toma por vía oral.

ZINC.
En forma de tableta (aconsejo 50 mg al día).
El zinc es necesario para mantener la función inmune y controlar los sistemas Th-1 y Th-2. Estos sistemas son una parte crítica de la modulación inmunológica. El zinc aumenta la actividad de la citoquina humana interferón alfa responsable de prevenir la replicación viral. Hacerlo limita el estrés inmunológico en el cuerpo y mejora la coordinación inmune. Las enzimas superóxido dismutasa (SOD) son fuertes antioxidantes intracelulares que dependen del zinc para su estructura y función. Estas enzimas ayudan a inhibir la infección viral y los residuos tóxicos de la acumulación dentro de las matrices celulares. Protegen las secuencias genómicas de una célula que son responsables de la expresión génica.
La respuesta inmune innata se activa cuando el sistema inmune detecta un patógeno y desencadena una serie de reacciones en el cuerpo. El proceso NF-kB requiere que el zinc se una a una proteína dentro de su serie para detener la actividad controlando así la inflamación dentro de las células. Cuando el zinc carece de dieta y absorción, la vía NF-kB se vuelve sobre estimulada creando inflamación crónica que se asocia con el desarrollo de enfermedades degenerativas. Los efectos reguladores del zinc sobre la vía NF-kB hacen que el zinc sea altamente significativo en la prevención de patrones de crecimiento de células cancerosas. El zinc está asociado con la inhibición de la angiogénesis en las células tumorales, así como la secreción de citoquinas inflamatorias. Se ha encontrado que el zinc estimula la muerte celular programada conocida como apoptosis en células anormales. Los eventos de apoptosis normales reducen el riesgo de crecimiento del cáncer. La deficiencia de zinc puede promover una variedad de cánceres humanos, incluyendo esófago, así como los cánceres relacionados con el tracto digestivo, la cabeza y el cuello. Se ha demostrado que la suplementación con zinc reduce el número de tumores y la gravedad carcinogénica. El zinc es especialmente importante en los cánceres de próstata y de mama. Las personas con el gen BRCA1 tienen el riesgo más alto conocido para el desarrollo de cáncer de mama.  El gen p53 es el principal gen que protege a los hombres del cáncer de próstata y las mujeres del cáncer de mama. Se dice que este gen es el guardián del genoma humano por sus beneficios protectores. Una mutación en el gen p53 se incrementará por lo tanto drásticamente el riesgo de desarrollo del cáncer. El zinc es esencial para el gen p53 a fin de reducir el riesgo de mutaciones de este protector vital. Esta ocurrencia aumentaría drásticamente la probabilidad de desarrollo de células cancerosas de la próstata y la mama.

MORINGA.
En forma de tableta (aconsejo 1200 mg diarios, en dos tomas con las comidas).
Algunos de los beneficios de la Moringa en el cáncer, son que puede curar o prevenir la formación de tumores cancerosos, debido a que contiene isotiocianato de bencilo. Muchos estudios científicos han demostrado que el citado compuesto químico tiene capacidades quimio-protectoras contra el cáncer. Las personas que se someten a quimioterapia necesitan capacidades quimio-protectoras porque fortalecen sus células y ayudan a soportar el tratamiento contra el cáncer. La Moringa está llena de nutrientes, vitaminas, minerales y aminoácidos que son esenciales para mantener un estado optimo de salud. Los estudios han demostrado que la moringa tiene una capacidad anti-tumoral, como dijimos, es debido a que contiene isotiocianato de bencilo. Hay muchos estudios que han demostrado que este producto químico y de compuestos derivados de los mismos, tienen efectos anti-cáncer y capacidades quimioprotectoras. Debido a esto es  un fundamental quimio-protector para aquellos que están luchando contra el cáncer; esto ayuda a fortalecer las células para que puedan tolerar la quimioterapia. La Moringa contiene vitaminas A, B y C , hierro, calcio , proteína , potasio y muchos otros elementos que pueden ayudar al cuerpo a combatir las células cancerosas.

CHAMPIÑON DEL SOL.
En forma de cápsulas (aconsejo 1200 mg por la mañana en ayunas).
El hongo del sol (Agaricus blazei), es reconocido por ser el más efectivo en combatir el cáncer. Este hongo brasileño es altamente nutritivo, conteniendo minerales, vitaminas, aminoácidos y fibra, pero lo que más llama la atención no es su perfil nutricional sino sus propiedades medicinales. El hongo Agaricus blazei es la medicina alternativa utilizada en Japón para combatir el cáncer, pero no sólo los japoneses lo usan, este hongo es famoso en todo el mundo por su habilidad en prevenir, regular, combatir y controlar la creación de células mutadas en el cuerpo. Estimula poderosamente el sistema inmunológico y promueve los mecanismos naturales del cuerpo para combatir enfermedades infecciosas y el cáncer. Los principales beneficios de salud del hongo Agaricus blazei son atribuidos a su alto contenido de beta-glucanos. Los beta-glucanos son polisacáridos (azúcares complejos) conocidos por sus fuertes propiedades inmunomoduladoras y medicinales. De hecho, este hongo tiene el contenido más alto de beta-glucanos (14%-45%) de todos los hongos medicinales conocidos. Combate y previene ciertos tipos de cáncer incluyendo el cáncer de mama, intestino, pulmones y próstata.

Espero y deseo que os sea útil la información.

One Comment:

  1. Pingback: NOCHE EN EL HOSPITAL… – Aventura 4×4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *